El amor eterno de una madrina plasmado en una carta para su ahijada

Querida ahijada,


Desde el momento en que llegaste a este mundo, supe que mi vida estaría bendecida por tu presencia. Eres el regalo más preciado que la vida me ha dado, y cada día que pasa mi amor por ti crece más y más. Quiero que sepas que siempre estaré aquí para ti, para apoyarte, cuidarte y amarte incondicionalmente. A través de esta carta, quiero plasmar el amor eterno que siento por ti y que siempre estará presente en cada paso que des.

**

El vínculo especial entre una madrina y su ahijada

**

Deja un comentario